Energía solar flotante, la apuesta que avanza

¿Qué son los paneles solares flotantes? Son los mismos modulos fotovaltáicos que se utilizan para las instalaciones en tierra firme, pero que van montados…

China ya tiene la mayor planta del mundo

La energía solar flotante es el siguiente paso de las renovables. Y China ya tiene la mayor planta del mundo

Los parques solares flotantes ganan fuerza poco a poco. Sus ventajas, como el ahorro de espacio en tierra, la facilidad con que se instalan o los beneficios de la refrigeración del agua en su rendimiento, los convierten en una opción cada vez más popular en la apuesta por las energías renovables y la transición para dejar atrás los combustibles fósiles. En Portugal, sin ir más lejos, acaban de anunciar una enorme “isla solar” con 12.000 paneles desplegados en un embalse del Alentejo.

La propuesta lusa se queda corta sin embargo cuando se compara con el enorme complejo que han puesto en funcionamiento en China, de momento la mayor “granja fotovoltaica” del mundo.

La instalación

Impulsada por Huaneng Power International (HPI), alcanza los 320 MW y se distribuye en un embalse situado cerca de la central térmica de Dezhou, en Shandong, de 593 hectáreas. Según precisa Seetao, los paneles se extienden a lo largo de buena parte de la superficie.

La planta

Se construyó en dos fases sucesivas. La primera, de 200 MW, incluía una capacidad de almacenamiento de 8MWh y se completó ya en 2020. La segunda, de 120 MW, se remató en 2021 y se activó a pleno rendimiento a comienzos de este mismo año. Los responsables de la instalación esperan que genere cerca de 550 millones de kWh de energía limpia anualmente, lo que permitirá un recorte considerable tanto en el consumo de carbón como en las emisiones de CO2.

La granja solar flotante de Dezhou se enmarca en un proyecto más amplio que incluye también un parque eólico de 100 MW y una capacidad de almacenamiento en batería de 8 MWh. Juntas, las tres dotaciones se integran en la infraestructura que suministran energía a la red.

La nueva “granja solar” de Dezhou no mantendrá su récord durante mucho tiempo. En 2023 se espera que entre en funcionamiento una instalación flotante ubicada en la presa Omkareshwar, en Madhya Pradesh (la India), con una capacidad total que, una vez se active al 100% casi doblará la dotación china: 600 MW. Hace una semana se avanzaba de hecho en sus trámites de licitación.

La nueva instalación

De HPI en su embalse de Huanneng tampoco es la primera gran “granja solar” flotante. Durante los últimos años se han ido sucediendo diferentes proyectos, como el de Kyocera en Japón; la del distrito de Panji, en China; la de la presa de Sirindhorn, en Tailandia, o la que acaba de anunciarse en el embalse de Alqueba, situado en la región sur del país.

Las 4 ventajas de la energía solar flotante

1. No pierdes espacio de tierra productivo

Muchas de las instalaciones solares fotovoltáicas montadas en la tierra resulta en la perdida de espacio de tierra aprovechable para otras tareas, como la agricultura. Sin embargo, utilizando un sistema de paneles solares flotantes, no requieres de ese espacio de tierra ocupado. Éstas instalaciones se caracterizan por estar instaladas en láminas de agua que no interfieren en su uso, como plantas de tratamientos de aguas, reservas de agua como pantanos, presas hidroeléctricas o balsas de regadío.

El resultado es que puedes seguir aprovechando las zonas de tierras que se ahorran al no tener que instalar tu planta solar en tierra firme. Además preseva el medioamiente y apoya la deforestación.

2. Beneficios para el medioambiente con la energía solar flotante

Los paneles solares flotantes son buenos para el medio ambiente. El agua ofrece un sistema de refrigeración natural para los paneles solares. Además, también reducen la evaporación del agua de la balsa o lámina de agua donde se ha instalado hasta en un 80%, lo que es crucial para zonas con una tasa de evaporación de agua alta (por las temperaturas) o en zonas donde el agua es un bien escaso.

Adicionamlente, tener paneles solares flotantes en el agua reduce la generación de algas en el estanque o balsa de agua donde se ha instalado lo que mejora la calidad del agua. Esto tiene una vital importancia en láminas de agua orientadas al consumo humano o en zonas de regadío donde favorecen la limpieza de los tanques, acequias y tuberías.

Además, el uso de energía limpia y su generación reduce la dependencia de fuentes de energía generadas con combustibles fósiles y recursos agotables, ayudando a la reducción en la emisión de gases de efecto nocivo.

3. Mejora del rendimiento de la instalación fotovoltáica sobre el agua

Los paneles solares funcionan perfectamente en condiciones de altas temperaturas pero su eficiencia se ve reducida con el tiempo en este tipo de condiciones. Según va aumentando la temperatura, la eficiencia de los paneles decae.

Instalando paneles solares flotantes, el propio agua sobre el que están instaladas, produce un efecto refrigerador, al reducir la temperatura ambiente y aumentar la humedad, lo que mejora la eficienca de los paneles entre un 10% y 12%

4. Sencillez de la infraestructura y montaje

Las instalaciones de paneles solares flotantes requieren menos materiales y mano de obra para su instalación si comparamos una instalación similar en tierra firme.

Los flotadores sobre los que se instalan las placas, vienen premontados y tan solo es necesario fijar el panel solar sobre el flotador, unir los flotadores entre sí y anclar toda la estructura con un sistema de anclaje una vez la tenemos en el agua.

Además toda la instalación se hace sobre tierra firme, en la orilla, donde los operarios pueden trabajar muy fácilmente sin tener que estar subidos en estructuras, tejados o cubiertas de edificios, lo que facilita el transporte y montaje de la instalación solar flotante.

Imagen de portada | SASAC

Fuente

Mas de : Renovables

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EuskaraCatalàEnglishEestiPortuguêsEspañol
A %d blogueros les gusta esto: